Archivo del Autor: adminRR

people-serie-6-1314638-1599x1046

A contracorriente

El debate en torno a la legalización y la legislación del cannabis ha seguido coleando desde que la sustancia se prohibiera por primera vez. Pese a ello, y observando las corrientes aparecidas en diversos países, sobre todo del continente americano, parece que esta dinámica se acerca más o menos rápido a su final. El apoyo de políticos e instituciones  a unas políticas de drogas basadas en un enfoque prohibicionista punitivo se está diluyendo en favor de una reforma pragmática de las mismas. Este nuevo enfoque está alcanzando un punto crítico en la corriente política y la opinión pública en muchos países. Mientras tanto España, un país que llevaba andando este camino converso pasito a paso en los últimos 30 años, se ha dado la vuelta y parece que quiere nadar a contracorriente.

people-serie-6-1314638-1599x1046

Hace casi un siglo, el cannabis, junto con otras sustancias, se identificaba como un mal, una temible amenaza a combatir en una guerra ganable que erradicaría completamente el uso no médico de estas sustancias. La experiencia de la encarnizada cruzada llevada a cabo contra ellas durante los últimos 50 años ha dejado en evidencia que las políticas prohibicionistas no han logrado sus objetivos y que además están generando una serie de problemas colaterales desastrosos. Estos daños, quizás sean menos visibles en países como España, pero en muchos otros son una de las causas de innumerables problemas sociales tales como la sobreencarcelación, la corrupción, la marginalidad, la violencia o la desestructuración familiar. Muchos de los riesgos y perjuicios actuales asociados por ejemplo al cannabis y al mercado del mismo se deben directa o indirectamente a la prohibición. Dejando de lado los perjuicios asociados a la criminalización masiva de los consumidores de cannabis, la falta de una regulación del mercado bajo el modelo prohibicionista maximiza los daños asociados al consumo de cannabis y, por defecto, cede el control del mercado a empresarios criminales. De hecho, el análisis que la UNODC (Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito) realiza sobre estas políticas demuestra que es el mismo sistema de control para las drogas el que ha creado la muy lucrativa oportunidad que permite a los grupos criminales organizados transnacionales competir por el poder con los estados de todo el mundo. Parece pues evidente, que hoy en día hay más problemas generados por las políticas de drogas que por las propias sustancias.

Una de las consecuencias más evidentes de estas políticas es que los estados, después de tantos años inmersos en esta dinámica, se han obcecado en combatir esos daños colaterales olvidando la raíz del problema. La acción pasó de tener que combatir las propias sustancias a tener que luchar contra ellas y contra aquellos que las suministran convirtiendo esto último a menudo en un fin en sí mismo. Este cambio creó una retórica ampliamente autorreferente y auto justificadora que ha dificultado en todo este tiempo una evaluación, una crítica y un debate significativos, a la vez que ha hecho posicionar a aquellos que defienden el cambio como “pro-drogas”. Esto ha provocado un ambiente político de alto nivel que ha ignorado constantemente el pensamiento científico crítico, así como las normas legislativas sanitarias y sociales y que ha basado toda su fuerza en cuestiones meramente morales e ideológicas.
Por lo tanto, partimos de la premisa de que la prohibición no sólo ha fracasado, sino que dicho fracaso se está convirtiendo rápidamente en una opinión consensuada. En consecuencia, el debate ha superado el punto de discusión referente a si la prohibición es buena idea, y a si puede ser afinada y modificada para que funcione. La realidad es que la política y la legislación en cuanto al cannabis está siendo activamente reconsiderada entre el gran público, los medios y en debates políticos en la mayor parte del mundo y, en muchos lugares, ya hay verdaderas reformas en marcha. Casi de forma universal, estas reformas se están alejando de los modelos de imposición de la guerra antidrogas, y se están acercando hacia enfoques menos punitivos para con los consumidores, con un mayor énfasis sobre las intervenciones en la salud pública y en los derechos humanos, y sobre la ahora profunda exploración de la regulación legal de la producción y la oferta de cannabis.

healthy-cannabis-leaf-1616161-1600x1200
En el momento actual, cerca de 25 estados de los Estados Unidos han despenalizado la posesión de cannabis para uso personal. Una cantidad similar de estados tienen provisiones médicas legales de cannabis, y dos de ellas, Washington y Colorado, han aprobado en las urnas la legalización y la regulación de la producción y el suministro de cannabis no médico (son las primeras jurisdicciones en hacerlo). En 2013, el gobierno de Uruguay introdujo nueva legislación para establecer un mercado de cannabis controlado por el gobierno (junto con provisiones para el cultivo doméstico y los clubes sociales de cannabis), la primera reforma nacional de este calibre en el mundo. Reforma que actualmente se está debatiendo en países como México, Colombia, Costa Rica, o Jamaica.
Mientras, en España en estos últimos años, se está dando la corriente contraria. Si bien nuestro país, y las instituciones que marcan las directrices en políticas de drogas tales como el Plan Nacional de Drogas, siempre han comulgado con los enunciados prohibicionistas internacionales anteriormente expuestos, no es menos cierto que en los últimos 30 años se respiraba un leve ambiente progresista en este aspecto. Iniciativas como las salas de consumo higiénico de heroína aparecieron en los 90 en nuestro país como un avance claro en lo que hacía referencia a la reducción de daños. Estas iniciativas mostraban una nueva visión de la salud pública en torno a las drogodependecias que parecía que empezaban a entender lo utópico de la posibilidad de terminar con los consumos, y comenzaban a valorar alternativas que trabajan con los propios usuarios. Muchos podrán decir que estos avances vinieron sobre todo por el esfuerzo de ciertas Comunidades Autónomas tales como Catalunya, Euskadi o la Comunidad de Madrid, después de la gran epidemia de la heroína de los 80 y 90, pero, aún así, podíamos presumir de políticas avanzadas a su tiempo. En este mismo contexto se enmarca la aparición del modelo de Clubes Sociales de Cannabis, como una alternativa clara a las redes ilícitas de abastecimiento que parte de la propia autoorganización de los usuarios, un planteamiento terriblemente novedoso y eficaz a la hora de reducir daños y riesgos asociados al consumo. Así, y después de más de una década de exitosa existencia, los mecanismos institucionales de España han puesto toda su maquinaria en marcha para reprimirlos, dando la espalda a cualquier negociación para ofrecer la más mínima cobertura legal a su existencia. La retórica utilizada para ello vuelve a ser el ineficaz y obsoleto planteamiento moral prohibicionista que se tapa los ojos y los oídos ante una realidad que no tardará en volver a sobrepasarles. La realidad de un país con más de tres millones de usuarios de cannabis que está preparada para organizar, desde la madurez y la responsabilidad, una alternativa eficaz a esas políticas. Es hora de aplicar los conceptos de la inteligencia social a nuestra relación con las drogas. Es hora de encauzar una regulación responsable que sea ejemplo para muchos más países que sufren problemas que nosotros generamos.

Es hora de nadar a favor de corriente.

Por Joseba del Valle

IMG-20160420-WA0008

UNGASS2016: Bofetón de realidad

Pese a que la mayoría de expertos partidarios de la necesidad de un cambio de paradigma en el enfoque de las actuales políticas de drogas coinciden en que UNGASS ha sido una gran oportunidad perdida.

Lo cierto es que ha sido la confirmación definitiva de la ruptura del consenso internacional frente a la prohibición. Esta sesión especial ha servido para que muchos se den cuenta de que no podemos seguir esperando soluciones globales de forma inmediata. Es tiempo de centrarse en los cambios locales para disponer cambios realmente globales.

 

La semana del 17 al 21 de abril de 2016 Nueva York fue el escenario de la Sesión Especial de la Asamblea General sobre el “Problema Mundial de las Drogas”, un encuentro adelantado a petición de varios estados latinoamericanos que debería servir para actualizar un régimen internacional de control de drogas que data, ni más ni menos, que de 1961.

Muchas eran las esperanzas puestas en este encuentro por parte de diferentes países y organizaciones de la sociedad civil, quienes desde hace ya años venían clamando una revisión de los objetivos marcados por la ONU como prioritarios en el citado “Problema Mundial de las Drogas”.
IMG-20160420-WA0008

Se trataba ésta de la tercera UNGASS en la que se debería haber comprobado si los objetivos y metas propuestas en las dos anteriores (1990 y 1998) habían sido logradas y si las políticas consensuadas entonces habían sido efectivas. La respuesta, a grandes rasgos, parecía obvia. Los medios marcados, por ejemplo en 1998 tales como reducir la demanda de drogas, aumentar los controles, reforzar los mercados financieros para evitar el blanqueo, limitar el tráfico de armas u ofrecer medios de vida alternativas para los productores no habían conseguido el objetivo máximo de aquel encuentro que no era otro que el de conseguir un mundo libre de drogas en 10 años. Más aún, y como ya adelantó en un informe en 2008 la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el delito (UNODC), las medidas propuestas estaban creando “consecuencias negativas no planeadas”.  Después de 10 años se dieron cuenta que el inmenso negocio de las drogas, en manos de grupos criminales había creado unas redes delictivas gigantescas, capaces de poner en jaque a gobiernos de países poderosos pero fácilmente corrompibles con dinero de las drogas. Se dieron cuenta de que, si bien conseguían erradicar cultivos y puntos de producción de forma sesgada, éstos no desaparecían, sino que simplemente se desplazaban a otros lugares. Se dieron cuenta de que poniendo tanto dinero en represión, poco o nada quedaba para la promoción de la salud de las personas usuarias de drogas, las cuales además estaban cada vez más estigmatizadas y marginadas.

Pese a que los indicadores dejan bien alas claras el fracaso de estas propuestas, la ONU sigue mirando para otro lado enfangada en su lentísimo y poco efectivo entramado institucional incapaz de moverse con la rapidez y agilidad necesarias en el momento actual.

La declaración política resultante de esta sesión fue aprobada en dos minutos el primer día del encuentro, ya que ya había sido discutida y negociada un mes antes en el Consejo de Estupefacientes (CND) en Viena. Esto nos ofrece pistas sobre el porqué de la imposición de una visión menos abierta al cambio, propia de los países del norte global. La CND tiene una participación muy limitada en la que más de 70 países del sur no tienen presencia alguna, esto es, un total de 53 países son los que toman las decisiones de aplicación universal. Asimismo, los representantes de los países participantes suelen ser generalmente representantes relacionados con instituciones fiscales o de carácter legal, lo que hace que la visión y el tratamiento de estos problemas se haga exclusivamente desde estos prismas, dejando de lado indicadores sociales o sanitarios.
IMG-20160420-WA0002

Por otro lado cabe destacar que el proceso de redacción y negociación se convirtió en un proceso bastante opaco, fuertemente controlado por la Junta de la UNGASS, falto de transparencia y objeto de numerosas críticas por parte de los países y la sociedad civil que abogan por la reforma. De entre los países menos partidarios al cambio, hay un bloque tremendamente beligerante liderado por Rusia, China, Emiratos Árabes, Irán, y algunos países del sudeste asiático que siguen en su visión de la necesidad de perseguir las drogas y reprimir todo lo que tenga que ver con éstas. Precisamente fueron ellos los que bloquearon la posibilidad de que esta declaración pudiera hacer referencias a los costes de la prohibición y a la necesidad de una búsqueda de alternativas. Este grupo de países, entre los que muchos de ellos aplican aún la pena de muerte ante delitos relacionados con las drogas, impidieron que el texto incluyera referencias a las políticas de reducción de daños o a la necesidad de regular ciertos mercados de drogas.

Pese a que los avances han sido tímidos, podemos afirmar que esta sesión ha servido para romper definitivamente el consenso internacional frente a la prohibición. Ya hay un bloque enorme de países, entre los que se encuentran México, Canadá, Colombia, Uruguay, Bolivia o Suiza entre otros que abogan por superar de una vez por todas la dicotomía clásica de la política de reducción de la oferta y la demanda. Gracias en gran parte a ellos, la declaración incorpora ciertos guiños a la proporcionalidad de las penas y al respeto a los Derechos Humanos, así como la necesidad de que instituciones como la OMS comiencen a tener más presencia en la toma de decisiones, incorporando el prisma sanitario a la toma de decisiones. Pese a ello, esta declaración no logra explicar qué es lo que significa realmente eso del cumplimiento de los derechos humanos y tampoco incorpora las recomendaciones procedentes de los organismos competentes de las Naciones Unidas en materia de derecho a la salud o de derechos indígenas.

 

Con todo podemos extraer una conclusión clara. El gigante de la ONU se ha demostrado incapaz de comenzar un cambio supranacional, y la principal consecuencia es que los cambios efectivos sólo podrán venir desde lo local. A partir de ahora serán las ciudades, las regiones y los países las que deberán abordar los cambios necesarios para combatir los problemas relacionados con la producción, distribución y consumo de drogas. Ellos y sólo ellos deberán ser soberanos y valientes a la hora de afrontar estos cambios y adaptar sus leyes a esta nueva realidad. No podemos esperar más a que el cambio venga desde fuera, debemos impulsar desde lo local para conseguir cambios globales.

 

 

image

Cannabis, derechos y salud

Expertos e instituciones discuten sobre la necesidad de abordar un nuevo marco legal para el Cannabis

Durante la jornada del jueves, expertos de la judicatura, la prevención, la política, académicos y representantes de la sociedad civil participaron en un Diálogo Informal organizado por la Plataforma Regulación Responsable y la Universidad Complutense de Madrid titulado “Cannabis, Derechos y Salud”.

La Sala de Juntas de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid fue testigo, durante la jornada del jueves 5 de Mayo, de un encuentro multidiscplinar que tenía como objetivo seguir discutiendo y avanzado hacia la necesidad de conseguir un mercado regulado para el cannabis en España. En esta ocasión, la Cátedra Extraordinaria Drogas SXXI, dirigida por Araceli Manjón, ExDirectora del Plan Nacional Sobre Drogas, fue, junto con la Plataforma Regulación Responsable, la organizadora de este encuentro.
image

La cita se enmarcó dentro de una hoja de ruta establecida por diversas organizaciones, que pretenden ir avanzando hacia un modelo regulado de cannabis que pueda terminar con la inseguridad sanitaria y jurídica que ofrece la legislación actual a millones de usuarios y pacientes en España. Los organizadores recalcaron que en el contexto político actual, se entiende como prioritaria la necesidad de reunir a instituciones, especialistas y personalidades, relacionadas de una manera u otra al fenómeno del consumo de cannabis para realizar un debate en profundidad. En este sentido, el evento congregó a más de 30 especialistas de diferentes ámbitos como la salud, la universidad o la judicatura, así como expertos en políticas de drogas de México y Holanda. Asimismo también participaron del evento distintas fundaciones, despachos de abogados, periodistas y organizaciones tales como la FAD (Fundación de Ayuda a la Drogadicción) o Médicos del Mundo. Al acto también fueron invitados representantes de todas las fuerzas políticas que, por razones de agenda (esta misma semana se disolvió el Parlamento), no pudieron acudir, aunque, muchos de ellos mostraron su firme compromiso a abrir un hilo de debate sobre este tema en la próxima legislatura. El formato consiguió que los participantes pudieran encontrar un foro de reflexión informal complementario al institucional, donde pudieron sentirse libres de mostrar sus puntos de vista y posturas ante la posibilidad de abordar una regulación del cannabis en España en los próximos años.

image

Con la mayoría de las fuerzas políticas españolas a favor de abrir un debate, una vez haya Gobierno en España, y con decenas de organizaciones y fundaciones trabajando en propuestas factibles para abordar esta regulación, se pretende abrir un debate parlamentario en el seno de la Comisión Mixta sobre Drogas que pueda desembocar en una solución segura y eficaz para los problemas derivados de la actual legislación en política de cannabis.

Viena-1

Los CSC se presentan en la Comisión de Estupefacientes de Viena

Una delegación de la plataforma Regulación Responsable participó en varios eventos paralelos en Viena, y dieron a conocer el modelo de Clubes Sociales de Cannabis

Entre el 9 y 17 de marzo ha tenido lugar en Viena la 59º reunión anual de la Comisión de Estupefacientes (CND), el principal organismo encargado de la formulación de políticas del sistema de fiscalización de estupefacientes de la ONU. Esta Comisión, está compuesta por 53 estados miembros, que son elegidos por el Consejo Económico y Social (ECOSOC) para asegurar una representación geográficamente equitativa, aunque muchos más países asisten como “observadores”. La CND se reúne en Viena durante una semana todos los meses de marzo, durante unos pocos días cada diciembre, y para reuniones especiales cuando se requiere. En este organismo, los estados miembros debaten la situación mundial de las drogas, y adoptan resoluciones sobre temas relacionados con las mismas. Así mismo este órgano es el que toma las decisiones finales sobre las propuestas hechas por la Organización Mundial de la Salud para clasificar, desclasificar o reclasificar una sustancia. La Comisión también aprueba el presupuesto y el plan de trabajo de la ONUDD, en la que se apoya para el trabajo administrativo y técnico.  Por todo esto, parece obvio que esta edición se presentaba como una de las más relevantes al tratarse de la cita previa a la UNGASS que tendrá lugar en Nueva York entre el 17 y el 21 de abril de este mismo año.

Desde hace unos años, la voz de la sociedad civil también es escuchada en esta comisión, a la que asisten diversas ONGs que pretenden incidir y participar en la toma de decisiones y en las nuevas perspectivas de cambio que se van tomando. En este sentido, la Plataforma Regulación Responsable tuvo presencia en este evento de la mano de cuatro representantes, los cuales tuvieron la oportunidad de participar en diversos eventos paralelos dentro de Naciones Unidas. Esta delegación, formada por Joseba del Valle (Fundación Renovatio), Constanza Sánchez (Fundación ICEERS) y Ramón Morcillo (RCN), junto con el apoyo de Araceli Manjón, Catedrática de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid, tuvieron la oportunidad de exponer el modelo de los Clubes Sociales de Cannabis como una alternativa válida y testada a las actuales políticas relacionadas con el cannabis. En un primer evento paralelo esta delegación pudo repasar los diferentes beneficios a nivel social y de salud pública que ofrece el modelo CSC haciendo un repaso a los problemas y a las ventajas que han surgido de este modelo en la experiencia de estos últimos 15 años en España.  A dicho evento acudieron cerca de 70 delegados de diferentes países, de la UE y de la propia ONU, e incluso de la JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes), convirtiéndose en uno de los eventos con mayor repercusión.

Sin-título-1

 

Tradicionalmente, los delegados de los estados miembro ante la CND han procedido, de manera abrumadora, de los gabinetes de asuntos exteriores y justicia penal. Esto tiende a reforzar la primacía de los enfoques de aplicación de la ley sobre un tema que tiene implicaciones sociales, de salud y de derechos humanos mucho más amplias. En este sentido, los representantes de oficiales del Gobierno de España fueron el Delegado del Plan Nacional Sobre Drogas (PNSD), Francisco de Asís Babín Vich, y al Fiscal Jefe de la Fiscalía Antidroga, José Ramón Noreña Salto. Como cabía esperar, la representación española siguió manteniendo su postura más conservadora en este ámbito, aunque mostró cierto aperturismo con la aceptación de los fines terapéuticos del cannabis, aunque siempre que estos vengan de la mano de grandes farmacéuticas. Los citados representantes no pudieron asistir al evento sobre CSC ni aceptaron reunirse de nuevo con el equipo de Regulación Responsable, pues, según sus propias palabras, no tienen nada nuevo que decirnos y tampoco quieren escuchar nada de lo que tenemos para proponer.

rrconfidencial-624x340

Una vez concluido el evento podemos asegurar que las cosas se mantendrán básicamente igual y que, si bien se ve un cambio de pensamiento en diversos países, el grueso de ellos sigue en la misma línea prohibicionista. El documento final de la declaración que salga de aquí no se hará definitivo hasta el mes que viene, pero no promete muchos cambios. Quizás el más significativo sea que se aprecia un cambio de tendencia en el enfoque en materia de drogas, pasando de combatir el ‘uso’ a combatir el ‘abuso’, un mero cambio conceptual que sirve de eufemismo para obviar términos como reducción de daños.

Sería deseable que Nueva York abra una puerta a que los países puedan llevar a cabo políticas más humanas, enfocadas desde la prevención de riesgos y reducción de daños y situando al ser humano como eje de las políticas de drogas. Este nuevo enfoque sigue siendo laxo y poco definido, pero es de lo poco a lo que podemos agarrarnos. La propia Araceli Manjón, quien estuvo como representante del Gobierno de España y del PNSD en Viena en 1994 lo señalaba a la conclusión:

“Básicamente he escuchado los mismos discursos que hace 22 años, no avanzamos…increíble”.

Sin-título-3

Te esperamos el día 6 de abril en Madrid

Sin-título-3

 Presentación de la campaña cuyo lema es ‘Regulación cannabis 2017’ el próximo día 6 de Abril a las 11 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

El próximo miércoles 6 de abril a las 11en el Círculo de Bellas Artes presentamos la campaña de Regulación Responsable para este 2016. La nueva campaña ha dado el pistoletazo de salida con un spot y la nueva web con contenidos de fácil consumo para conseguir la mayor difusión posible. El lema “Ganamos todas y todos” resume bien el ideal de la campaña, conseguir una regulación con la que todos los usuarias y usuarios de cannabis y las personas no usuarias se puedan beneficiar de una regulación responsable e integral del cannabis. a los que no seguís y  retwittean o compartís nuestras informaciones en redes sociales por ayudarnos en la difusión de que la regulación del cannabis es mejor que la prohibición. Podéis encontrar los materiales de campaña AQUÍ

 

Ya está en marcha la campaña de Regulación Responsable 2016, en la que están organizados actos como los diálogos informales o la Marcha Mundial de la Marihuana 2016, buscando  estar presente en todos los eventos cannábicos del año. Es la hora de que todos y todas unidos por un objetivo común, pongamos las herramientas necesarias para hacer que el mensaje tenga un gran alcance y que logremos instalar el debate la sociedad. De momento hemos podido reunirnos con una veintena de entidades entre partidos políticos, Plan Nacional Sobre Drogas y otras entidades de gestión de riesgos como la FAD o Fundación Atenea, además de participar en el side event sobre CSC de la sesión preparatoria para UNGASS celebrada en Viena.

 

Por último, convocaros de nuevo al próximo evento del día 6 de Abril en Madrid, en el Círculo de Bellas Artes, donde presentaremos el vídeo de la campaña y el diálogo informal de alto nivel y las audiencias abiertas organizadas con la Universidad Complutense de Madrid para los días 5-6 de Mayo y la MMMM’16 del 7 de Mayo, la más multitudinaria en los últimos años.

regulacion responsable (2)

Objetivo regular el Cannabis en España

El viernes 11 de marzo tuvo lugar la presentación de la nueva campaña de Regulación Responsable. La plataforma tiene en el punto de mira el 2017 como año clave para la regulación del cannabis en España. La nueva campaña ha dado el pistoletazo de salida con un spot en vídeo que quiere colocar el debate de la marihuana en la la agenda política y en la calle.

La campaña se ha presentado con una nueva web y una serie de contenidos de fácil consumo para conseguir la mayor difusión posible. La plataforma está haciendo esfuerzos para ser un actor con capacidad de influencia en la agenda política y poder poner sobre la mesa la regulación. La iniciativa está respaldada por distintos agentes sociales y colectivos que trabajan en el ámbito del cannabis, las drogodependencias o la reducción de daños.

Vídeo de la campaña:

La plataforma Regulación Responsable se constituyó el pasado año con el objetivo de abordar una regulación en la producción y consumo de cannabis en España. El proyecto de regulación se fundamenta en cinco pilares. Estos son (1) el autocultivo y uso personal, (2) el cultivo colectivo y los clubs, (3) el comercio con licencia, (4) la educación para un consumo responsable y (5) el acceso terapéutico.

rrconfidencial

Marihuana, ser o no ser: la eterna búsqueda de la legalización Leer más: Marihuana, ser o no ser: la eterna búsqueda de la legalización.

No hay plantas de marihuana a la vista, pósteres de Bob Marley, ni estampados con la hoja de las siete puntas. La oficina es un espacio diáfano situado en el centro de Madrid, decorado con elegancia y donde tampoco abundan rastas ni coletas. Su batalla, la de la ‘regulación’ (ya no es ‘legalización’) del consumo de cannabis, está profesionalizándose y cambiando de rostro en todo el mundo. También en España empiezan a entran en juego abogados y lobistas que combinan el activismo con las ganas de participar en la construcción de una industria que, calculan, ya mueve actualmente unos 1.300 millones de euros en nuestro país.

Una de estas nuevas caras es la de Bernardo Soriano, miembro de Regulación Responsable (RR), abogado y asociado de S&F, un despacho que con el tiempo se ha ido especializando en problemas legales derivados del consumo de marihuana. “Se calcula que hay cuatro millones de usuarios en España, de todas las edades y perfiles sociales, de los cuales cientos de miles están asociados en clubes”, argumenta. “Queremos representar a todo tipo de personas, no solo a grupos con un perfil ideológico muy definido, como sucede con una parte del activismo tradicional”.

Se trata de trasladar la pelea a los despachos y de constituirse como un grupo de presión capaz de articular un discurso que no esté dirigido a sectores concretos ni percibidos como marginales, sino que logre epatar a la mayoría en una sociedad cada vez más desprejuiciada al respecto. En concreto, el trabajo consiste en llamar a muchas puertas y sentarse con políticos y funcionarios, así como en influir en el mensaje que se lanza desde instituciones sanitarias y medios de comunicación. En definitiva, en actuar como un ‘lobby’.

Ramón Morcillo, portavoz de RR, ha realizado durante varios años esta labor en Navarra, compaginándola con el liderazgo del Partido Cannábico. Entre sus logros se cuenta la legalización de los clubes sociales de consumo (tumbada por el Constitucional) y una reciente declaración institucional del Parlamento autonómico en la que se “insta a las Cortes españolas, al Gobierno del Estado y a la Administración de la Justicia a efectuar avances sólidos (…) que permitan progresar de un modo decidido, al igual que otros países lo están haciendo, por la senda de regular el consumo de cannabis”.

Morcillo, que hasta ahora se dedicaba a la causa en su tiempo libre, ha dado un paso adelante y empezará a trabajar como ‘lobista profesional’. Está buscando piso en Madrid porque su trabajo en los próximos meses estará en el Congreso de los Diputados, en los ministerios y las instituciones estatales. “Hay varias autonomías, como Navarra, Euskadi, Cataluña y Baleares, que ya están dando pasos, pero lo que nos ha quedado claro es que al final son pasos pequeños si no se producen cambios legislativos en Madrid, así que hemos decidido concentrar los esfuerzos”, dice.

Todos menos el PP

El movimiento cannábico espera con impaciencia la composición del nuevo Gobierno y se decantan por cualquier combinación que deje fuera al Partido Popular. “De todos los partidos, solo el PP tiene una política claramente contraria a nuestros objetivos. Izquierda Unida lleva nuestras propuestas en su programa. Podemos y Ciudadanos favorecen la regulación abiertamente, así como también los partidos nacionalistas. Y el PSOE no se manifiesta abiertamente en su programa porque teme el coste político, pero cuando se han producido votaciones en municipios o autonomías, siempre lo han apoyado”, concretan.

Como cualquier grupo de presión, su trabajo también pasa por trasladar argumentos a las instituciones sanitarias y las comisiones técnicas, tratando de encontrar aliados dentro. “En España hay tres instituciones fundamentales, muy influyentes. Dos son públicas (Plan Nacional contra las Drogas y la Agencia del Medicamento) y una es privada (la Fundación de Ayuda a la Drogadicción) aunque depende de ayudas y, por ejemplo, en el patronato está la Reina”.

En el plano sanitario, buscan nutrir la causa con argumentos respaldados por médicos, reguladores y científicos, dejando atrás las clásicas ‘magufadas‘ y con un discurso que defiende un consumo altamente regulado por la Administración y que dedique la mayor parte de los impuestos recaudados en informar sobre los riesgos.

“Colaboramos con investigadores y médicos de primer nivel y hemos creado el primer grupo de expertos de cannabis medicinal del país. Tratamos de evitar que la gente se automedique, que consuma sustancias adulteradas, con moho, y peligrosas”, dice Carola Pérez, directora de la asociación Dos Emociones, presidenta del Observatorio Español del Cannabis Medicinal y consumidora por motivos terapéuticos. “Tuve un accidente patinando con 12 años y a los 18 años me quitaron la coxis. En mi mejor momento sufro dolores de escala siete sobre 10. A veces pierdo el conocimiento del dolor. He probado todos los medicamentos posibles y en la marihuana he encontrado un clavo al que agarrarme. Es lo único que hace mi dolor tolerable”.

WCC RR

Regulación Responsable en las World Cannabis Conferences

La próxima celebración de la World Cannabis Conferences en el marco de Spannabis, los días 11-12 de Marzo, nos brinda la oportunidad de dar inicio a la presentación de la campaña 2016 que desde la plataforma iniciamos para normalizar, descriminalizar nuestra imagen, y ser interlocutores para crear una nueva arquitectura de políticas públicas de salud basadas en el empoderamiento de las personas, la educación y las libertades.

La Plataforma Regulación Responsable está viva y es entre todas y todos que le damos forma y recorrido. En este año de existencia sea ha creado un espacio donde poder proponer, opinar, decidir, construir y compartir justamente, el espíritu de consenso y avance colectivo que nos permitirá llegar más lejos!RR Spannabis

Compartimos un camino donde cada día somos más y seguro que vosotros seréis una pieza clave, por eso os convocamos a todos y todas el viernes 11 de Marzo a las 15:30h en el auditorio de Cornellà, para utilizar este altavoz potente y poder trasladar, tanto a instituciones y organizaciones como a la sociedad en general, nuestras propuestas.

En la presentación contaremos con Ramón morcillo, portavoz de la Plataforma, que nos presentará la campaña que desde RR iniciamos, Bernardo Soriano, coordinador de la Comisión Jurídica, que definirá los trabajos motivo de la sentencias de tribunal supremo se está llevando a cabo desde la plataforma y a Iker Val, coordinador de la Comisión Técnica, quien explicará las actividades programadas en 2016.

navarra

El Parlamento defiende la Ley reguladora de los colectivos de usuarios de cannabis en Navarra

La Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra ha aprobado una declaración institucional por la que la Cámara se ratifica en la defensa de la Ley 24/2014, de 2 de diciembre, reguladora de los colectivos de usuarios de cannabis en Navarra.

Presentada por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra, ha contado con el voto a favor también del PSN, mientras que UPN y PPN han votado en contra.

Además de ratificarse en la defensa de la citada ley, el Parlamento de Navarra invita a todos los clubs y asociaciones de cannabis existentes en la Comunidad foral a que, “en tanto no exista una regulación estatal expresa en la materia, establezcan mecanismos de autorregulación, buenas prácticas y colaboración con la administración”.

Asimismo, el Parlamento de Navarra insta a las Cortes españolas, al Gobierno del Estado y a la Administración de Justicia a efectuar “avances sólidos, tanto en una regulación como en una interpretación jurídica consistentes y que permitan progresar de un modo decidido, al igual que otros países lo están haciendo, por la senda de regular el consumo de cannabis, siempre desde la perspectiva de que se trata de un producto que conlleva riesgos para la salud”.

 

INFO: http://www.navarra.com/articulo/politica/navarra-el-parlamento-foral-ratifica-defensa-ley-reguladora-colectivos-usuarios-cannabis-navarra/20160229154619027764.html

 

Balears

Expertos y políticos abordarán el uso terapéutico y los clubes de cannabis

Policías, médicos, juristas y demás expertos pasarán por el Parlament para debatir con los diputados sobre el uso terapéutico del cannabis y su “consumo responsable” en los clubes sociales dedicados a esta actividad. PSOE, Podemos y Més anunciaron ayer la creación de una ponencia de estudio que aborde esta cuestión.

Balears es una de las Comunidades con un nivel más alto de consumo de cannabis, desregulado e irresponsable, es una realidad social que debemos mirar de frente“, instó el diputado David Abril (Més), quien también dejó claro que “no estamos hablando de legalizar la marihuana, sino de regularizar el consumo responsable”, y “sin prejuicios”.

El grupo de estudio, en el que también participarán usuarios de estos clubes y enfermos que buscan mitigar el dolor con el cannabis, podría empezar su plan de trabajo después del verano. En Balears existen actualmente 24 clubes sociales de cannabis y cultivo, que se encuentran en un limbo legal, explicó David Rabé, secretario de la Federación de Asociaciones Cannabicas (FAC). “Usar cannabis no es algo de lo que estar orgullosos, pero sí una realidad social que necesita salidas”, defendió Rabé, recalcando la problemática de “personas de 60 años vienen a los clubes para ver cómo pueden paliar el dolor” por determinadas enfermedades. Estos locales “no son coffeshops” como en Ámsterdam, puntualizó.

El representante de la FAC defendió que el consumo de cannabis debe estar “alejado de la juventud”, para lo cual urgen programas de prevención y mucha pedagogía. A la vez lamenta la existencia de una “barrera moral impuesta que impide que se hable con normalidad del tema“. Por ello, David Rabé celebró la puesta en marcha de esta ponencia ya que a su juicio dará voz “a los usuarios que se ven estigmatizados por usar cannabis”.

Vicenç Thomàs (PSOE), médico de profesión, apuntó la importancia de “dar este paso”, recordando que la Comunidad carece de competencias legislativas para ir más allá. En todo caso, afirmó que es necesario “estudiar esta realidad con la vertiente del posible uso terapéutico para aliviar síntomas, porque el cannabis no cura”, recalcó. El socialista celebró que la ponencia dará respuesta a los usuarios de cannabis sobre “dónde pueden ir a hacer este consumo de una manera regularizada y responsable”.

Por su lado, el diputado de Podemos Carlos Saura destacó que la iniciativa busca afrontar una demanda que está en la calle, y destacó que los políticos deben “acompañar a la sociedad que va por delante” en muchos temas.

Rebajar la tensión

El acto conjunto ayer del tripartito sirvió por otro lado para tratar de escenificar el regreso a la normalidad, tras la fuerte crisis vivida esta semana con el impuesto turístico. “En la ponencia no hará falta que todos estemos de acuerdo en todo, pero el impuesto es un tema que fue acordado en el Pacto”, enfatizó David Abril.

 

Info: Diario de Mallorca