El Congreso Internacional de Cannabis no nos representa2

COMUNICADO Regulación Responsable

PLAN NACIONAL SOBRE DROGAS

I CONGRESO INTERNACIONAL SOBRE CANNABIS Y SUS DERIVADOS

Catoira, 24-25 de noviembre de 2017

 

CATOIRA: EL RELATO DE LA POSVERDAD DEL PLAN NACIONAL SOBRE DROGAS

Durante los días 24 y 25 de noviembre, representantes de la Plataforma Regulación Responsable asistieron al “I Congreso Internacional de Cannabis y sus derivados: salud, educación y ley”, en la localidad de Catoira, en Pontevedra. Se trataba éste de un encuentro coorganizado por el Plan Nacional Sobre Drogas, la Xunta de Galicia, autoridades locales y en el que se contaba también con representación de diferentes Universidades.

La logística y organización del congreso fueron excelentes, no pudiendo decir lo mismo del contenido del programa. Se evidenció en el diseño del programa oficial la discriminación a la voz de la parte de la sociedad civil que demanda una revisión de las políticas del cannabis, la falta de representación de las plataformas de personas consumidoras o plataformas de pacientes, así como de investigadores y científicos que no compartan la visión fundamentalista del actual PNSD. Cabe destacar que desde la organización se ofrecía la posibilidad de plantear propuestas elaboradas desde la sociedad civil en un pequeño espacio de 10 minutos, en el que nuestra plataforma participó junto al OECCC (Observatorio Europeo de Consumo y Cultivo de Cannabis). Asimismo, la ausencia de espacios para el debate tras las ponencias fue otro de los problemas del evento. Pese a todo, este encuentro fue una oportunidad única de ver la estrategia para el cannabis del Plan Nacional Sobre Drogas.

Tanto en la presentación como en la ponencia de clausura del Congreso a cargo del Director del Plan Nacional de Drogas Francisco de Asís Babín quedó evidenciado que el objetivo implícito del Congreso era combatir lo que este fin de semana pasó a llamarse discursos “alejados de la realidad”. Desde el sector oficialista se pretendía consolidar un discurso científico, médico, jurídico y social alrededor del cannabis que justificase la inmovilidad del gobierno en esta materia construyendo un relato criminalizador y estigmatizante de todo sector que plantee una revisión de las políticas y convenios actuales.

En esta línea hemos podido ver cómo se ha usado este congreso de Catoira para construir un discurso muy preocupante de POSVERDAD desde el Plan Nacional Sobre Drogas. Continuamente se ha querido crear un frente contra la sociedad civil revisionista, a quien se ha definido como parte interesada y promotora del mercado de comercio de cannabis. Argumentos utilizados como el de que una regulación es sinónimo de mayor disponibilidad, mayores costes sanitarios, mayores consumos, más banalización o que supondría un descenso en la edad de inicio en los consumos, se han utilizado sin ofrecer evidencias sólidas que lo demostraran. Hemos escuchado discursos criminalizadores hacia las asociaciones de personas usuarias por parte de representantes del Ministerio Fiscal haciendo referencia a una sentencia que la propia fiscalía declara que “vulnera derechos fundamentales” y de la cuál pide su anulación. Otros discursos poniendo en duda los usos terapéuticos por parte de los pacientes que han decidido usar cannabis para mejorar su calidad de vida. Ponencias sobre supuestos mitos de los Clubes Sociales de cannabis utilizando datos sesgados de forma interesada y con un marcado contenido moral. Algo significativo es también que sea un médico el que da una ponencia de clausura básicamente con un discurso jurídico-legal.

La Plataforma Regulación Responsable considera contraproducentes estos discursos completamente alejados de la realidad y de los objetivos que venimos defendiendo. No hay nada en nuestra trayectoria o actividades de la que extraer ese discurso a no ser que se quiera usar al colectivo como telón para tapar la ineficacia de las políticas actuales sobre el cannabis en la consecución de sus objetivos. Actualmente en España las tasas de consumo son las más altas de Europa, derivadas de la ineficacia de las políticas de reducción de la oferta y la demanda, o la cuestión del descenso en las edades de inicio Otro claro ejemplo de la ineficacia de estas políticas es el hecho de que España es actualmente el país con mayor tasa de tránsito de todo tipo de drogas que van hacia Europa, de las cuales parte también se quedan aquí.

RR considera que lo que realmente está en peligro, si no hay un cambio legislativo, es la Salud Pública como concepto de seguridad jurídica, la salud de los pacientes que demandan un acceso con garantías, la salud de usuarios habituales o esporádicos que demandan su uso sin recurrir a redes ilícitas y la salud de colectivos vulnerables como menores; en resumen, lo que está en juego es la salud democrática de nuestra sociedad.

En conclusión, la plataforma RR ha podido constatar que el trabajo realizado estos tres años en el ámbito de la incidencia política está teniendo sus efectos. No sólo en la posibilidad de abrirse un debate a escala nacional en 2018, con la apertura de una Ponencia de estudio en la Comisión Mixta del Congreso y el Senado para el Problema de las Drogas, si no que en el propio legislativo empieza a haber una mayoría de partidos que demandan una revisión efectiva que ajuste y revise las políticas del cannabis. Estamos convencidos de que cualquier cambio legislativo debe partir de un análisis en profundidad de la realidad actual en torno al cannabis, un debate que  debe contar con todos los actores implicados. Cualquier exclusión, creación de frentes, confrontación o de falsos discursos carentes de rigor son errores estratégicos que debemos prevenir y denunciar cuando se produzcan, como ha sido el caso de este congreso. El relato de gran parte de los ponentes que allí asistieron se basó en la construcción de un relato de posverdad quedando en evidencia la falta de rigor científico en el análisis de los objetivos de las políticas con el cannabis.

Por tanto, instamos a el PNSD a revisar su discurso y a tener mayor accesibilidad para poder reunirse con los portavoces de nuestra plataforma o con diversos actores que entendemos deben estar presentes en cualquier reformulación de las políticas del cannabis. Somos un actor clave de una regulación eficaz y demandamos nuestro espacio. La inclusión de la sociedad civil es ya una recomendación/reclamación que organismos como la UE, la ONU, y la propia Asamblea UNGASS ya han puesto en la mesa de debate y que países como Canadá (regulará el cannabis de forma federal e integral en 2018) ya han utilizado. Asimismo consideramos que nuestra presencia en este tipo de eventos es del todo útil para conocer cómo se elaboran las estrategias y políticas actuales de este gobierno para cuando se produzca el debate institucional estar presentes con el coherente discurso que nos ha acompañado siempre.

 

En Catoira a 25 de Noviembre de 2017