EL MOVIMIENTO SE DEMUESTRA ANDANDO

Desde Regulación Responsable nos vemos en la obligación de aclarar ciertas informaciones que se han publicado recientemente a raíz del pronunciamiento del Tribunal Constitucional por el caso EBERS.

El malentendido surgido en relación a esta noticia fue provocado por un error de la agencia EFE, quien confundió a la asociación EBERS con la Asociación Pannagh, ambas bilbaínas y con recursos judiciales a sendas condenas pendientes del Tribunal Constitucional. Este error provocó una cascada de reacciones y comunicaciones, desde parte del movimiento cannábico español, que daban la sensación de que el proceso hubiera terminado y la absolución de Pannagh fuera un hecho.

En Regulación Responsable, desde el primer momento, estábamos convencidos de que esta información era errónea. Nuestra plataforma sacó un comunicado ese mismo día (19 de diciembre) ofreciendo un primer análisis sobre el pronunciamiento del Tribunal Constitucional sobre el caso EBERS, recurso, que RR había desarrollado junto con los implicados, y de cuya sentencia habíamos tenido noticia dos días antes. En este comunicado no se mencionaba en ningún caso a Pannagh, sabiendo de primera mano que este caso se resolvería más adelante. Nuestra información se basaba en las siguientes evidencias:

  • La única sentencia que alguien había leido era la de Ebers, la cuál había sido notificada por la procuradora a los letrados.
  • Pannagh no había recibido la sentencia, ni conocía si quiera la fecha de deliberación del TC, cuestión que nosotros sí conocíamos de EBERS.
  • Contactamos con la defensa de Three Monkeys, la tercera de las asociaciones con un recurso en el TC, que nos confirmó que su procuradora no tenía conocimiento alguno de ninguna notificación / resolución, y al ser la de Three Monkeys una sentencia previa a Pannagh, todo apuntaba a que la de Pannagh tampoco estaría.
  • La nota de prensa de EFE no daba ningún dato de referencia novedoso si no que se ceñía a entrevistas y declaraciones pasadas.
  • Un error sí, pero bastante fácil de cometer al ser dos asociaciones de Vizcaya y al ser Pannagh la más notoria con muchísima diferencia.
  • Última, y más importante, hablamos con EFE y nos confirmó el error.

Ante la certeza del error, nuestra plataforma compartió toda esta información con Hugo Madera, redactor de la revista Soft Secrets, quien realizó un artículo explicando esta cuestión. Asimismo, en el mismo momento en el que salió a la luz la noticia de EFE, representantes de nuestra plataforma se pusieron en contacto con Martin Barriuso, presidente de Pannagh, y con su letrado para poner en aviso de que podía tratarse de un error y que así lo tuviera en cuenta en sus entrevistas con los medios. Asimismo, esa misma tarde del 19 de diciembre, se le enviaba de forma directa la resolución del Tribunal Constitucional para que pudiera tener la máxima información posible.

Pese a todo, desde el movimiento cannábico se siguió dando bombo a la noticia, sin ser contrastada, y se lanzaron las campanas al vuelo con la idea de la absolución y de la victoria judicial.

Una vez más, nuestra actitud colaborativa, abierta y de tender puentes con otros actores del movimiento social, no sólo no recibió ningún tipo de agradecimiento, si no que representantes de ese movimiento volvieron a atacar nuestro trabajo basándose en argumentos poco fundados y sin haber contactado de forma directa con la plataforma.

Así, y tras algunos artículos de opinión y declaraciones del representante de Pannagh y de la propia FAC, desde RR queremos dejar clara cuál ha sido nuestra actitud y nuestra labor durante todo este proceso judicial que nuestra plataforma, desde su pluralidad y transversalidad, decidió emprender hace ya dos años:

  • Cuando tuvieron lugar las condenas del Tribunal Supremo, durante la segunda Asamblea General de nuestra plataforma, que tuvo lugar en Madrid, dimos voz a Martin Barriuso, presidente de Pannagh y condenado en este caso, para que expusiera su situación y solicitara apoyo. Esto tuvo lugar pese a que desde parte de los colectivos que él representaba se estaba llevando a cabo una estrategia de desgaste, malas artes y boicot continuo contra nuestra plataforma.
  • Financiamos el coste íntegro del recurso de Ebers y lo compartimos con la defensa de Pannagh, que lo usó en su mayor parte para incluirlo en su propio recurso.
  • Nuestra plataforma abonó la cantidad de 3.600 € + IVA a la defensa de Pannagh, (la mitad de esta suma contó como aportación de el estudio jurídico encargado del caso a Regulación Responsable).
  • Financiamos las segundas alegaciones del recurso de Ebers y las volvimos a ceder de forma desinteresada a la defensa de Pannagh.
  • Pusimos en conocimiento de los abogados de Pannagh las alegaciones de la Fiscalía a su defensa.
  • Cedimos inmediatamente, tras conocer la sentencia del TC, la misma a los representantes de Pannagh.

A pesar de toda esta colaboración por parte de nuestra plataforma, el representante de Pannagh decidió, sin explicar las razones, no compartir el trabajo jurídico realizado en su defensa con Regulación Responsable, mostrando una conducta cuanto menos insolidaria e irresponsable para con el resto del movimiento.

Una vez el error de EFE fue aclarado, nuestra plataforma convocó a los medios de comunicación, el martes 26 de diciembre, a una rueda de prensa en Madrid. Durante este acto público, nuestro portavoz realizó un análisis más pormenorizado del fondo de la sentencia y expuso nuestra idea de continuar, por todos los medios a nuestro alcance, esta batalla jurídica hasta Estrasburgo, una vez que el Tribunal Supremo mueva ficha y se posicionase o bien dando audiencia a los imputados, o bien absolviéndolos por no estar este trámite recogido en la ley para un recurso de casación como es el caso.

Tras este pronunciamiento, desde distintos frentes comenzaron a llegar declaraciones, opiniones y artículos en los que se trataba de deslegitimar a Regulación Responsable para realizar el recurso a instancias europeas. Los argumentos esgrimidos para tal opinión no eran otros más que la arcaica y otra vez irresponsable dicotomía entre buenos y malos, grandes y pequeños, activistas y traficantes; como si no todos estuviéramos criminalizados o como si el Tribunal Supremo hubiera tratado a Pannagh de forma diferente que al resto simplemente por tener una condena mayor, la cual tristemente se dio por la aplicación del código penal, la alta cantidad de cannabis incautada y la interpretación actual del Tribunal Supremo.

Desde Regulación Responsable queremos reiterar de nuevo que si los imputados de EBERS así lo deciden, y el Tribunal Supremo no nos ofrece la respuesta que creemos justa (absolución), tal y como adelantamos públicamente, nuestra intención es llevar el recurso hasta el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. Pese a que esta es nuestra intención primaria y la de los implicados en el caso EBERS, también reiteramos nuestra sincera voluntad de mantener un diálogo fluido y participativo para enfocar ese posible futuro trabajo, con quien comparta nuestros objetivos estratégicos y no sólo con quien busque un mayor protagonismo.

En este sentido no podemos olvidar que la sentencia 484/2015 (Ebers) es la sentencia clave de las tres que están actualmente en el Constitucional. Esta sentencia se dictó en el Pleno del Tribunal Supremo, en el que participaron 15 magistrados y fue donde se marcó la tendencia y los criterios que se aplicaron en el resto de sentencias, entre ellas la de Pannagh, la cual fue en parte un burdo corta y pega de la anterior. Por todo ello consideramos que es ésta la sentencia más relevante, y la que debemos recurrir de todas las formas posibles, sin perjuicio de apoyar, si se diera el caso, los recursos de Pannagh y 3Monkeys en Estrasburgo. Nos resulta curioso que representantes del TNI como Tom Blickman expresen sus dudas en Twiter pero no muestren interés en hablar con los juristas de Regulación Responsable o EBERS de forma directa.

¿Quienes son esos juristas que desaconsejan ir a Europa?. Hay un interés en que vaya Pannagh primero porque se considera que  tiene mejor defensa?. ¿En qué lugar deja eso a las personas que están atravesando los procesos jurídicos?; ¿tienen menos derechos entonces? ¿Es eso lo que se intenta trasmitir?. Regulación Responsable defiende que todos tengan derecho a recurrir y defender su inocencia hasta el final. Este proceso se inició apoyando a los tres CSC condenados y a los que vengan y así seguirá siendo por nuestra parte, pues ninguno de ellos, se autoorganizase mejor o peor, tuviese mejores prácticas o peores,  es considerado culpable de los delitos de los que se les acusa.

Por último, queremos hacer referencia también a la cuestión que la FAC y sus representantes vienen criticando sobre la representatividad de nuestra plataforma. Si bien el primer objetivo de RR fue el intentar ser la organización que uniera a todos los actores proregulación en España para trabajar con una sola voz, durante los tres primeros años de vida nos han demostrado que esto es bien difícil. Pese a ello, a día de hoy, ninguna organización se puede poner la medalla en este sentido, y debemos hacer autocrítica tod@s, dado que incluso la organización más representativa no representa ni el 5% de los clubes del estado. Esa representatividad en los CSCs no es algo de lo que presumamos, a pesar de que hay una buena representación de CSC y federaciones en RR,  lo único que hacemos es trabajar humildemente y de forma constante y con la ilusión en cambiar las cosas  de verdad. Si hay alguien al que poder acusar de unilateralidad esa es la FAC y a su representante, que intentan representar a todo el movimiento representando sólo a algunos CSC y federaciones del estado.

Desde RR queremos transmitir nuestra idea de seguir avanzando y de seguir peleando por un cambio legislativo, lejos de las envidias y las luchas por el protagonismo mediático de determinados egos del movimiento. Si de algo podemos presumir de nuestra trayectoria es que hemos trabajado siempre desde la más absoluta transparencia, compartiendo de forma desinteresada toda la información que ha pasado por nuestras manos. Nuestras estrategias siempre han sido públicas y siempre hemos intentado sumar, estando abiertos a todos los que han querido trabajar a nuestro lado. Creemos que fórmulas pasadas, basadas en la meritocracia de montañas hace mucho tiempo ya escaladas, no hacen si no impedir el entendimiento del momento actual en el que está el movimiento cannábico, un momento, que aunque nos pese, no elegimos nosotros, si no que nos adaptamos a él para transformarlo y seguir avanzando.

Esperemos que este 2018 dé menos espacio a las polémicas, los enfrentamientos y la confrontación, para intentar confluir todos hacia un objetivo común: el cambio legislativo. Desde Regulación Responsable mantendremos nuestra actitud abierta y tendemos la mano a todos aquellos que quieran colaborar con nosotros, o expresarnos sus puntos de vista. Pero siempre de cara y con el objetivo de ser constructivos, y no desde la necesidad continua de ser protagonistas. Estamos ante un reto histórico. Todos debemos estar a la altura.

En Madrid a 4 de Enero de 2018