suportmutuo

La plataforma Regulación Responsable quiere expresar su rechazo y malestar ante la sentencia del Tribunal Supremo

El tribunal supremo afianza la estrategia coercitiva e inmovilista con la sentencia condenatoria a la histórica asociación de personas usuarias de cannabis “pannagh”. este nuevo pronunciamiento, el tercero de la sala de lo penal del ts en tres meses, confirma el retroceso y estancamiento de estado español en cuanto a la defensa de derechos fundamentales, alineándose con estrategias caducas para una realidad social que demanda alternativas más justas y eficaces.

La plataforma Regulación Responsable quiere expresar su rechazo y malestar ante la sentencia emitida por el Tribunal Supremo condenando a 4 representantes de la asociación bilbaína Pannagh a penas de cárcel y multas económicas que ascienden al medio millón de euros. Esta nueva sentencia continúa con la línea restrictiva de dos pronunciamientos previos del mismo Tribunal, emitida este mismo otoño, con las que se confirma la postura de Estado español en cuanto al enfoque de sus políticas de drogas. Así, parece, que tras dos décadas de tímido avance en este campo, en los últimos años, el estado español se ha alejado de las nuevas tendencias que abogan por una mayor profundización del debate y por permitir propuestas alternativas para alcanzar objetivos como el debilitamiento del mercado negro de drogas en el Estado español, algo que nuestras instituciones no son capaces de erradicar.

Esta sentencia política llega además en un momento en el que el escenario Internacional está apostando con más firmeza que nunca por una nueva lectura de la realidad de este fenómeno de las drogas. En el próximo mes de abril se celebrará la reunión extraordinaria de la UNGASS en Nueva York, en la que muchos países latinoamericanos acudirán con las exigencias de terminar con la vía represiva en la guerra contra las drogas, la cual se ha demostrado ineficaz y causante de muchos más problemas que los que intenta solucionar. Experiencias de países de América como EEUU, Canadá, Uruguay, Chile o Colombia ya están apostando por priorizar en sus políticas los derechos fundamentales de las personas afectadas, así como las políticas de reducción de riesgos, y están además llevándolo a cabo junto con las organizaciones de la sociedad civil. El Estado español insiste en potenciar justo lo contrario.

Somos conscientes que la nueva legislatura va a provocar cambios estructurales en nuestro país y esperamos que estos lleguen también a una nueva reformulación de las regulaciones actuales sobre el cannabis. Una reformulación que no permita que asociaciones que precisamente son las que ofrecen alternativas, asociaciones que se autoorganizan para no tener que acceder a redes ilícitas, sean reprimidas con tal brutalidad, potenciando el estigma, la marginalización y la criminalización de sus iniciativas.

La respuesta constructiva de esta Plataforma para la reforma legislativa necesaria está en marcha y 2015 ha sido el año en el que hemos conseguido unir un bloque más que representativo de la parte de la sociedad civil. Desde RR estamos totalmente confiados en que el nuevo escenario político que puede y debe plantearse durante estas próximas semanas, sea el idóneo para poder entablar canales de debate y diálogo hacia una regulación integral del cannabis en el Estado español.

Exigimos un cambio de políticas, abogamos por una nueva regulación responsable del cannabis y queremos ser parte de ese proceso. #YoSoyPannagh #Yavasiendohora