Archivo de la etiqueta: UNGASS 2016

IMG-20160420-WA0008

UNGASS2016: Bofetón de realidad

Pese a que la mayoría de expertos partidarios de la necesidad de un cambio de paradigma en el enfoque de las actuales políticas de drogas coinciden en que UNGASS ha sido una gran oportunidad perdida.

Lo cierto es que ha sido la confirmación definitiva de la ruptura del consenso internacional frente a la prohibición. Esta sesión especial ha servido para que muchos se den cuenta de que no podemos seguir esperando soluciones globales de forma inmediata. Es tiempo de centrarse en los cambios locales para disponer cambios realmente globales.

 

La semana del 17 al 21 de abril de 2016 Nueva York fue el escenario de la Sesión Especial de la Asamblea General sobre el “Problema Mundial de las Drogas”, un encuentro adelantado a petición de varios estados latinoamericanos que debería servir para actualizar un régimen internacional de control de drogas que data, ni más ni menos, que de 1961.

Muchas eran las esperanzas puestas en este encuentro por parte de diferentes países y organizaciones de la sociedad civil, quienes desde hace ya años venían clamando una revisión de los objetivos marcados por la ONU como prioritarios en el citado “Problema Mundial de las Drogas”.
IMG-20160420-WA0008

Se trataba ésta de la tercera UNGASS en la que se debería haber comprobado si los objetivos y metas propuestas en las dos anteriores (1990 y 1998) habían sido logradas y si las políticas consensuadas entonces habían sido efectivas. La respuesta, a grandes rasgos, parecía obvia. Los medios marcados, por ejemplo en 1998 tales como reducir la demanda de drogas, aumentar los controles, reforzar los mercados financieros para evitar el blanqueo, limitar el tráfico de armas u ofrecer medios de vida alternativas para los productores no habían conseguido el objetivo máximo de aquel encuentro que no era otro que el de conseguir un mundo libre de drogas en 10 años. Más aún, y como ya adelantó en un informe en 2008 la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el delito (UNODC), las medidas propuestas estaban creando “consecuencias negativas no planeadas”.  Después de 10 años se dieron cuenta que el inmenso negocio de las drogas, en manos de grupos criminales había creado unas redes delictivas gigantescas, capaces de poner en jaque a gobiernos de países poderosos pero fácilmente corrompibles con dinero de las drogas. Se dieron cuenta de que, si bien conseguían erradicar cultivos y puntos de producción de forma sesgada, éstos no desaparecían, sino que simplemente se desplazaban a otros lugares. Se dieron cuenta de que poniendo tanto dinero en represión, poco o nada quedaba para la promoción de la salud de las personas usuarias de drogas, las cuales además estaban cada vez más estigmatizadas y marginadas.

Pese a que los indicadores dejan bien alas claras el fracaso de estas propuestas, la ONU sigue mirando para otro lado enfangada en su lentísimo y poco efectivo entramado institucional incapaz de moverse con la rapidez y agilidad necesarias en el momento actual.

La declaración política resultante de esta sesión fue aprobada en dos minutos el primer día del encuentro, ya que ya había sido discutida y negociada un mes antes en el Consejo de Estupefacientes (CND) en Viena. Esto nos ofrece pistas sobre el porqué de la imposición de una visión menos abierta al cambio, propia de los países del norte global. La CND tiene una participación muy limitada en la que más de 70 países del sur no tienen presencia alguna, esto es, un total de 53 países son los que toman las decisiones de aplicación universal. Asimismo, los representantes de los países participantes suelen ser generalmente representantes relacionados con instituciones fiscales o de carácter legal, lo que hace que la visión y el tratamiento de estos problemas se haga exclusivamente desde estos prismas, dejando de lado indicadores sociales o sanitarios.
IMG-20160420-WA0002

Por otro lado cabe destacar que el proceso de redacción y negociación se convirtió en un proceso bastante opaco, fuertemente controlado por la Junta de la UNGASS, falto de transparencia y objeto de numerosas críticas por parte de los países y la sociedad civil que abogan por la reforma. De entre los países menos partidarios al cambio, hay un bloque tremendamente beligerante liderado por Rusia, China, Emiratos Árabes, Irán, y algunos países del sudeste asiático que siguen en su visión de la necesidad de perseguir las drogas y reprimir todo lo que tenga que ver con éstas. Precisamente fueron ellos los que bloquearon la posibilidad de que esta declaración pudiera hacer referencias a los costes de la prohibición y a la necesidad de una búsqueda de alternativas. Este grupo de países, entre los que muchos de ellos aplican aún la pena de muerte ante delitos relacionados con las drogas, impidieron que el texto incluyera referencias a las políticas de reducción de daños o a la necesidad de regular ciertos mercados de drogas.

Pese a que los avances han sido tímidos, podemos afirmar que esta sesión ha servido para romper definitivamente el consenso internacional frente a la prohibición. Ya hay un bloque enorme de países, entre los que se encuentran México, Canadá, Colombia, Uruguay, Bolivia o Suiza entre otros que abogan por superar de una vez por todas la dicotomía clásica de la política de reducción de la oferta y la demanda. Gracias en gran parte a ellos, la declaración incorpora ciertos guiños a la proporcionalidad de las penas y al respeto a los Derechos Humanos, así como la necesidad de que instituciones como la OMS comiencen a tener más presencia en la toma de decisiones, incorporando el prisma sanitario a la toma de decisiones. Pese a ello, esta declaración no logra explicar qué es lo que significa realmente eso del cumplimiento de los derechos humanos y tampoco incorpora las recomendaciones procedentes de los organismos competentes de las Naciones Unidas en materia de derecho a la salud o de derechos indígenas.

 

Con todo podemos extraer una conclusión clara. El gigante de la ONU se ha demostrado incapaz de comenzar un cambio supranacional, y la principal consecuencia es que los cambios efectivos sólo podrán venir desde lo local. A partir de ahora serán las ciudades, las regiones y los países las que deberán abordar los cambios necesarios para combatir los problemas relacionados con la producción, distribución y consumo de drogas. Ellos y sólo ellos deberán ser soberanos y valientes a la hora de afrontar estos cambios y adaptar sus leyes a esta nueva realidad. No podemos esperar más a que el cambio venga desde fuera, debemos impulsar desde lo local para conseguir cambios globales.

 

 

Viena-1

Los CSC se presentan en la Comisión de Estupefacientes de Viena

Una delegación de la plataforma Regulación Responsable participó en varios eventos paralelos en Viena, y dieron a conocer el modelo de Clubes Sociales de Cannabis

Entre el 9 y 17 de marzo ha tenido lugar en Viena la 59º reunión anual de la Comisión de Estupefacientes (CND), el principal organismo encargado de la formulación de políticas del sistema de fiscalización de estupefacientes de la ONU. Esta Comisión, está compuesta por 53 estados miembros, que son elegidos por el Consejo Económico y Social (ECOSOC) para asegurar una representación geográficamente equitativa, aunque muchos más países asisten como “observadores”. La CND se reúne en Viena durante una semana todos los meses de marzo, durante unos pocos días cada diciembre, y para reuniones especiales cuando se requiere. En este organismo, los estados miembros debaten la situación mundial de las drogas, y adoptan resoluciones sobre temas relacionados con las mismas. Así mismo este órgano es el que toma las decisiones finales sobre las propuestas hechas por la Organización Mundial de la Salud para clasificar, desclasificar o reclasificar una sustancia. La Comisión también aprueba el presupuesto y el plan de trabajo de la ONUDD, en la que se apoya para el trabajo administrativo y técnico.  Por todo esto, parece obvio que esta edición se presentaba como una de las más relevantes al tratarse de la cita previa a la UNGASS que tendrá lugar en Nueva York entre el 17 y el 21 de abril de este mismo año.

Desde hace unos años, la voz de la sociedad civil también es escuchada en esta comisión, a la que asisten diversas ONGs que pretenden incidir y participar en la toma de decisiones y en las nuevas perspectivas de cambio que se van tomando. En este sentido, la Plataforma Regulación Responsable tuvo presencia en este evento de la mano de cuatro representantes, los cuales tuvieron la oportunidad de participar en diversos eventos paralelos dentro de Naciones Unidas. Esta delegación, formada por Joseba del Valle (Fundación Renovatio), Constanza Sánchez (Fundación ICEERS) y Ramón Morcillo (RCN), junto con el apoyo de Araceli Manjón, Catedrática de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid, tuvieron la oportunidad de exponer el modelo de los Clubes Sociales de Cannabis como una alternativa válida y testada a las actuales políticas relacionadas con el cannabis. En un primer evento paralelo esta delegación pudo repasar los diferentes beneficios a nivel social y de salud pública que ofrece el modelo CSC haciendo un repaso a los problemas y a las ventajas que han surgido de este modelo en la experiencia de estos últimos 15 años en España.  A dicho evento acudieron cerca de 70 delegados de diferentes países, de la UE y de la propia ONU, e incluso de la JIFE (Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes), convirtiéndose en uno de los eventos con mayor repercusión.

Sin-título-1

 

Tradicionalmente, los delegados de los estados miembro ante la CND han procedido, de manera abrumadora, de los gabinetes de asuntos exteriores y justicia penal. Esto tiende a reforzar la primacía de los enfoques de aplicación de la ley sobre un tema que tiene implicaciones sociales, de salud y de derechos humanos mucho más amplias. En este sentido, los representantes de oficiales del Gobierno de España fueron el Delegado del Plan Nacional Sobre Drogas (PNSD), Francisco de Asís Babín Vich, y al Fiscal Jefe de la Fiscalía Antidroga, José Ramón Noreña Salto. Como cabía esperar, la representación española siguió manteniendo su postura más conservadora en este ámbito, aunque mostró cierto aperturismo con la aceptación de los fines terapéuticos del cannabis, aunque siempre que estos vengan de la mano de grandes farmacéuticas. Los citados representantes no pudieron asistir al evento sobre CSC ni aceptaron reunirse de nuevo con el equipo de Regulación Responsable, pues, según sus propias palabras, no tienen nada nuevo que decirnos y tampoco quieren escuchar nada de lo que tenemos para proponer.

rrconfidencial-624x340

Una vez concluido el evento podemos asegurar que las cosas se mantendrán básicamente igual y que, si bien se ve un cambio de pensamiento en diversos países, el grueso de ellos sigue en la misma línea prohibicionista. El documento final de la declaración que salga de aquí no se hará definitivo hasta el mes que viene, pero no promete muchos cambios. Quizás el más significativo sea que se aprecia un cambio de tendencia en el enfoque en materia de drogas, pasando de combatir el ‘uso’ a combatir el ‘abuso’, un mero cambio conceptual que sirve de eufemismo para obviar términos como reducción de daños.

Sería deseable que Nueva York abra una puerta a que los países puedan llevar a cabo políticas más humanas, enfocadas desde la prevención de riesgos y reducción de daños y situando al ser humano como eje de las políticas de drogas. Este nuevo enfoque sigue siendo laxo y poco definido, pero es de lo poco a lo que podemos agarrarnos. La propia Araceli Manjón, quien estuvo como representante del Gobierno de España y del PNSD en Viena en 1994 lo señalaba a la conclusión:

“Básicamente he escuchado los mismos discursos que hace 22 años, no avanzamos…increíble”.

Sin-título-3

Te esperamos el día 6 de abril en Madrid

Sin-título-3

 Presentación de la campaña cuyo lema es ‘Regulación cannabis 2017’ el próximo día 6 de Abril a las 11 en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

El próximo miércoles 6 de abril a las 11en el Círculo de Bellas Artes presentamos la campaña de Regulación Responsable para este 2016. La nueva campaña ha dado el pistoletazo de salida con un spot y la nueva web con contenidos de fácil consumo para conseguir la mayor difusión posible. El lema “Ganamos todas y todos” resume bien el ideal de la campaña, conseguir una regulación con la que todos los usuarias y usuarios de cannabis y las personas no usuarias se puedan beneficiar de una regulación responsable e integral del cannabis. a los que no seguís y  retwittean o compartís nuestras informaciones en redes sociales por ayudarnos en la difusión de que la regulación del cannabis es mejor que la prohibición. Podéis encontrar los materiales de campaña AQUÍ

 

Ya está en marcha la campaña de Regulación Responsable 2016, en la que están organizados actos como los diálogos informales o la Marcha Mundial de la Marihuana 2016, buscando  estar presente en todos los eventos cannábicos del año. Es la hora de que todos y todas unidos por un objetivo común, pongamos las herramientas necesarias para hacer que el mensaje tenga un gran alcance y que logremos instalar el debate la sociedad. De momento hemos podido reunirnos con una veintena de entidades entre partidos políticos, Plan Nacional Sobre Drogas y otras entidades de gestión de riesgos como la FAD o Fundación Atenea, además de participar en el side event sobre CSC de la sesión preparatoria para UNGASS celebrada en Viena.

 

Por último, convocaros de nuevo al próximo evento del día 6 de Abril en Madrid, en el Círculo de Bellas Artes, donde presentaremos el vídeo de la campaña y el diálogo informal de alto nivel y las audiencias abiertas organizadas con la Universidad Complutense de Madrid para los días 5-6 de Mayo y la MMMM’16 del 7 de Mayo, la más multitudinaria en los últimos años.

IMG_2092

Plataforma Regulación Responsable: altavoz de la sociedad civil en Naciones Unidas

Hoy se cierra, en el Palacio Miramar de San Sebastián, el Workshop UNGASS 2016. El encuentro ha permitido compartir el espacio entre personas expertas de ámbitos diferentes y organizaciones para consensuar los objetivos y la estrategia en la transformación de las políticas de drogas. Los derechos humanos, la Salud Pública y la reducción de daños se plantean como elementos centrales en este nuevo enfoque alternativo al prohibicionismo.

El Workshop UNGASS 2016 ha servido a los participantes de este evento para hacer un repaso a las formas de enfocar las políticas de drogas en el mundo y a las posibilidades de cambio que se están promoviendo. Con la vista puesta en la reunión que la ONU celebrará el año próximo en Nueva York en la que se valorarán nuevas estrategias integrales para contrarrestar el problema global de las drogas, Regulación Responsable sigue apostando por nuevos enfoques basados en los derechos individuales, la salud pública y la reducción de riesgos y daños asociados a los consumos. Las organizaciones participantes dejaron claro durante todo el fin de semana que las actuales políticas prohibicionistas y represivas han fracasado en sus objetivos de terminar con los consumos y que ya es hora de aplicar puntos de vista diferentes basados en mejorar la forma en que las personas usuarias gestionan sus consumos de ciertas sustancias. Los problemas generados por el caduco enfoque de este asunto en regiones como América Latina son muy superiores a los problemas que pudieran generar las propias sustancias provocando miles de personas muertas, desplazadas y la inestabilidad de decenas de estados en los que se ha estimulado el mercado negro, los círculos de violencia y el desconocimiento de la situación sanitaria.

Asimismo, la plataforma centró parte de su trabajo en la situación actual del cannabis en España, donde se están desarrollando diferentes propuestas alternativas a la prohibición. Estas propuestas, como el modelo de Clubes Sociales de Cannabis, dan soluciones prácticas a muchos de los problemas generados por el cannabis y deben ser el punto de partida para conseguir una regulación integral de la producción, distribución y consumo de cannabis en España, acompañado por el debate imprescindible sobre unas políticas de drogas diferentes que prioricen el respeto y el empoderamiento de las personas a tomar sus propias decisiones.

Los colectivos participantes han acordado los principios de la arquitectura que debería sustentar las políticas de drogas y la campaña de incidencia política tanto en los partidos como en la sociedad en general en España y a nivel internacional para, entre todas, hacer el cambio posible.