Archivo de la etiqueta: regulacion

ts cannabis

Los clubes de cannabis, contra las cuerdas

Como cada dos semanas, Jorge ha acudido hoy a su club de fumadores, en Madrid. Está a unos pocos metros de su centro de trabajo, y le une a sus dueños una relación de amistad fraguada a base de acudir puntualmente. Sale, como siempre, con dos pequeñas bolsas en el bolsillo: dos gramos de hachís y otros dos de marihuana, que consumirá en casa durante los próximos 15 días. “Fumo poco”, explica a La Marea. “Exclusivamente cuando puedo relajarme y por una cuestión de puro disfrute. Hay quien se toma una cerveza: yo me fumo un porro”. Pese a ese uso esporádico, sabe que en el momento que pone un pie en la calle con la droga toda la responsabilidad es suya.

Los clubes de cannabis comenzaron a proliferar en España hace 15 años, a raíz de una serie de resoluciones judiciales que reconocieron al autoconsumo compartido al amparo de la ley, siempre que no medie voluntad de tráfico, y amparándose en el derecho a la asociación recogido por la Constitución. En el club de Jorge, los socios aportan una pequeña cuota mensual (en su caso, cuatro euros). No todos fuman por disfrute: abundan los enfermos de cáncer y las personas que consumen por prescripción médica. Tampoco puede acceder cualquiera: la entrada está prohibida a menores de 25 años -antes eran 20-, y para ser socio se necesita un padrino. “Al ser un grupo cerrado de consumo responsable, debes entrar de la mano de alguien, respetar las normas y asumir que todo lo que hagas repercutirá en tu padrino, que es quien responde de ti”, explica Jorge.

El pasado mes de julio, una sentencia del Tribunal Supremo puso contra las cuerdas a este tipo de asociaciones. El pleno de la Sala de lo Penal condenó a la asociación Ebers de Bilbao por un delito contra la salud pública, y fijó para sus tres responsables penas entre tres y ocho meses de prisión. Previamente, la Audiencia de Bizkaia los había absuelto al entender que no buscaban un beneficio económico, sino que cultivaban y consumían juntos para no tener que acudir al mercado negro. La clave está precisamente en ese matiz: el autoconsumo compartido es legal, pero no contar con una estructura organizada de venta de droga. La sentencia del Supremo estima que los clubes han de estar constituidos por un reducido grupo, “identificable y determinado”, de usuarios habituales, evitar la promoción pública de su actividad y disponer de cantidades “mínimas y adecuadas” para su consumo “inmediato”, condiciones que, a su juicio, no cumplía Ebers.

El Tribunal Supremo se ha posicionado de manera muy conservadora”, explica Bernardo Soriano, abogado del despacho S&F y miembro de la plataforma Regulación Responsable. “No se tiene en cuenta la realidad social: las asociaciones cannábicas están muy consolidadas y no sólo no atentan contra la salud pública, sino que se reducen los riesgos, dado que el consumo queda restringido al ámbito privado y no se publicita”. Para Soriano, todo forma parte de una “campaña orquestada” a tres bandas por el Partido Popular, la Fiscalía General del Estado y el Plan Nacional Sobre Drogas, que tiene más que ver con un posicionamiento ideológico que con la intención de atajar el problema y mejorar la situación de aquellos que quieren acceder al cannabis de manera segura. “La legislación española es totalmente incoherente”, denuncia Soriano. “El consumo no es sancionable, pero para poder realizarlo siempre te vas a exponer, dado que la tenencia y el tráfico sí lo son. El resultado es que cualquier usuario está totalmente desprotegido y al margen de la sociedad”.

Fumar para aliviar el dolor

Entre los más desprotegidos, aquellos que consumen cannabis por prescripción médica. “Estamos muy preocupados”, señala Carola Pérez. Es la presidenta del Observatorio Español de Cannabis Medicinal, y lleva a sus espaldas 11 operaciones por culpa de un accidente que sufrió a los 11 años. Hoy tiene 35, y la marihuana la ha ayudado a sobreponerse al incesante dolor que sufre desde entonces. “Es durísimo ver que los enfermos y enfermas no tenemos ningún tipo acceso seguro al cannabis. A diferencia de los usuarios lúdicos, no lo consumimos por gusto, sino por necesidad, como un medicamento y bajo supervisión médica. Ahora vemos peligrar la única vía de acceso estable, sin que la administración nos facilite otra posibilidad de acceso. Me preocupa enormemente saber qué va a ocurrir con todas aquellas personas que no pueden continuar su tratamiento”.

Para Soriano, la doble moral de los gobernantes parece perseguir que la venta de cannabis “vuelva a las calles, las plazas y los parques, en lugar de realizarse de manera controlada en las asociaciones”. En ese sentido, desde Regulación Responsable se muestran convencidos de que las cosas no tardarán en cambiar. “Tenemos unas elecciones a la vuelta de la esquina, y parece que no va a gobernar el PP o, al menos, no con con mayoría absoluta. Todos los grupos se han posicionado a favor de hacer un amplio debate para consensuar una propuesta integral de regulación”.

Y es que, para muchos como Jorge, Carola o Bernardo, la regulación es el único camino. “La criminalización del cannabis arrancó en los años 60 con tres premisas principales”, explica Soriano: “que hubiera menor posibilidad de acceso, menos demanda y menos adulteraciones. Medio siglo después no sólo no lo han conseguido, sino que se ha empeorado en las tres premisas. Por eso son cada vez más las voces que a nivel internacional abogan por una regulación”.

Según datos del Informe Europeo sobre Drogas, se calcula que casi 80 millones de europeos entre 15 y 65 años (un 23% de la población) han consumido cannabis en algún momento de sus vidas. En España, la última encuesta del Plan Nacional Sobre Drogas puso de relevancia que la percepción de los peligros del cannabis va en importante retroceso, y cifró en más de cuatro millones el número de consumidores en nuestro país. Las asociaciones quieren hacer énfasis en que dicho consumo puede realizarse por parte de adultos y de una manera responsable, y quieren poder hacerlo con todas las garantías. Sin embargo, por el momento seguirán fumando con una constante sensación de inquietud.

cinco pilares regulacion responsable

Los 5 Pilares del Cannabis. Ganamos todas!

La Plataforma Regulación Responsable celebró este sábado 24 de octubre en Madrid, su Asamblea General para finalizar el proceso de participación que ha permitido a todas las organizaciones que conforman la Plataforma definir el documento de los 5 pilares, la base ideológica de la organización, y establecer las principales líneas de la campaña prevista para estas elecciones generales.

El fracaso estrepitoso del modelo actual obliga a buscar alternativas más sensatas y pragmáticas en el ámbito de la salud pública. En la actualidad, la discusión sobre las políticas de drogas se encuentra en uno de los puntos más interesantes de la historia reciente. Uruguay ha legalizado el cannabis, cuatro Estados de los EUA también lo han hecho, el cannabis medicinal se abre camino en diferentes estados europeos, diversos países latinoamericanos discuten alternativas a la criminalización y a la «guerra contra las drogas».

El denominador común de todas estas discusiones es evitar al máximo los daños de las drogas mediante políticas más acordes con los Derechos Humanos. Después de décadas de perseverar el paradigma jurídico punitivo y el paradigma médico abstencionista, las evidencias demoledoras muestran que la presencia de las drogas en las sociedades actuales es inevitable. Por tanto, cada territorio desde su realidad jurídica y sociocultural debe proponer nuevas políticas para superar el marco, dar respuesta a una realidad social y hacer una clara apuesta por el empoderamiento de la sociedad. En este sentido, la plataforma Regulación Responsable, desarrolla el debate para consensuar con las organizaciones integrantes la propuesta de Regulación integral de Cannabis en el estado español.

El texto se divide en cinco partes claramente diferenciadas. Cada una de ellas corresponde a lo que hemos llamado pilares para una regulación integral del cannabis en el estado español. Es decir, la nueva estructura jurídica y socio-educativa resultante del proceso de regulación descansará sobre cinco pilares, considerados elementos clave del marco en el que se encuadra una regulación integral del cannabis. Los pilares de la regulación integral son: autocultivo, cultivo colectivo y clubes sociales de cannabis, comercio con licencia, educación para un consumo responsable y acceso al cannabis terapéutico.

La regulación integral del cannabis permitiría cuatro formas de abastecerse de cannabis, y la restante corresponde a la educación para un consumo responsable. Esta propuesta es transversal a todos los pilares, y siguiendo la metáfora arquitectónica, se podría considerar la pared maestra de la estructura porque de ella depende que el cannabis pueda asentarse socioculturalmente en nuestro contexto, sin que reporte excesivos problemas. El pilar de acceso terapéutico está restringido a personas diagnosticadas con alguna dolencia susceptible de ser tratada con cannabis. Y los otros tres pilares permiten abastecerse de forma legal sin incurrir al mercado informal. En última instancia, la persona decidirá cual es la vía que prefiere para obtener el cannabis. Apostamos por el empoderamiento de todas las personas y el respeto a su libertad de decisión.

En la actualidad, el autocultivo y los clubes sociales de cannabis representan las formas más sencillas para abastecerse sin incurrir al mercado informal. Modelo que necesita una solución política urgente para no depender de la arbitrariedad de interpretación judicial. Con esta propuesta, estas dos fórmulas se legislarían en la nueva regulación integral del cannabis, en la cual quedaría claro qué prácticas serían legales y cuáles ilegales, los límites y los controles. Por tanto, se despejaría la inseguridad jurídica en la que viven las personas que autocultivan y las que forman parte de los clubes sociales de cannabis. Pero es necesario tener en cuenta que una parte importante de las que consumen seguirían haciéndolo en el mercado informal sino fuera al contemplar la regulación que ofrecerá la posibilidad de comprar cannabis a las personas que quieren continuar abasteciéndose mediante esta vía. Como recoge el texto, la venta estará fiscalizada por el Estado y se evitará las prácticas monopolísticas. Esta situación permitirá dinamizar la economía local, con especial atención a la población rural, y en última instancia se reducirá el narcotráfico restándole mercado.

Más de 200 enmiendas han formado parte del proceso participativo que la organización ha dinamizado durante más de cuatro meses para terminar culminando en el consenso del documento que desde hoy es la base ideológica que la Plataforma defenderá con la estrategia de incidencia social y política.

La Plataforma Regulación Responsable se marca un objetivo claro para la próxima legislatura y es situar el cannabis en la agenda política para que los derechos de las usuarias y usuarios estén, por fin, reconocidos. Dar luz a la situación que viven hoy miles de personas usuarias y promover, entre todas y todos, el cambio legislativo necesario para que estos pilares puedan generar un cambio de paradigma en la dirección política en el ámbito de drogas y de la salud en general fundamentado en los Derechos Humanos, la convivencia y la coherencia.

Un futuro regulado para una sociedad responsable.

Accede al documento en PDF LOS 5 PILARES DE UNA REGULACIÓN INTEGRAL DEL CANNABIS

comision mixta cannabis

La Comisión Mixta rechazan despenalizar el consumo y la tenencia de cannabis

La Comisión Mixta Congreso-Senado para el estudio de las Drogas ha rechazado este martes, con los votos en contra del PP, una proposición no de ley de Izquierda Unida para despenalizar totalmente el consumo y la tenencia del cannabis y desarrollar un marco normativo «claro» para las asociaciones o clubes cannábicos.

El diputado de IU Ricardo Sixto ha asegurado durante la defensa de la iniciativa que «la experiencia de la prohibición tiene demasiados años y no ha producido los efectos que se buscaban» y, por ello, plantea la adopción de aquellas reformas legislativas necesarias, tanto del Código Penal como de la Ley de Seguridad Ciudadana, para despenalizar totalmente el consumo y la tenencia de esta sustancia.

Además, ha asegurado que cada vez son más las voces nacionales e internacionales que piden dicho cambio legal e invita a España a «emular» las experiencias de aquellos países que han desarrollado nuevas normativas para consumir y producir esta sustancia sin penalizar.

«Hay que quitar la carga de prohibición y legalidad a lo que debe ser un problema sociosanitario«, ha defendido Sixto.

El diputado ‘popular’ Joaquín Villanova ha lamentado que este debate sobre la despenalización total del cannabis sea algo «reiterativo» en las Cortes cuando, según recuerda, «en España no está penalizado el consumo» salvo que se haga en la calle o en espacios públicos.

«Ahora hay una moda de querer despenalizar, pero hay que buscar el equilibrio (…) No hay razones suficientes de salud pública ni administrativas que obliguen a cambiar el actual marco legal, ni siquiera por el sistema fiscal«, ha defendido.

De hecho, el diputado del PP ha recordado que ya hay experiencias que demuestran que, aunque las medidas represivas «por si solas no son suficientes», facilitar el consumo y una liberalización de los mercados aumentaría el consumo entre los menores de edad.

Por su parte, la diputada María del Puerto, del PSOE, que se ha abstenido en este punto de la iniciativa, ha reconocido que «la guerra contra las drogas ha fracasado totalmente» y por ello se muestra a favor de «promover un debate social con la participación de todos» que oriente las decisiones que se tomen más adelante.

«Se podría despenalizar, claro que sí, pero primero tenemos que poner los bueyes y luego el carro», ha defendido Gallego.

Clubes de Cannabis

Por otro lado, la iniciativa también planteaba la creación de una ponencia para el Estudio del Problema de las Drogas, en aras a analizar la regulación del cannabis y sus derivados en España, en lo que ha contado con el apoyo del PSOE; y realizar un estudio y desarrollo de «un marco normativo claro» para las asociaciones o clubes cannábicos, de gran influencia en ciudades como Barcelona.

«Hay una regulación precaria que es necesario fortalecer«, ha asegurado Sixto, que defiende que estos establecimientos no se dedican a asesorar a la población sobre el uso terapéutico del cannabis ya que «para ello están los servicios médicos».

Sin embargo, el PP defiende que en la próxima legislatura deberá abrirse un debate al respecto sobre unos establecimientos que funcionan como «negocio encubierto» para «el enriquecimiento de unos pocos» que, además, según ha defendido Villanova, «no ha evitado el mercado negro» y en algunos están permitiendo incluso la entrada a menores de edad.

 

Noticia: Te interesa

tribunal supremo

El tribunal supremo condena los clubes sociales de cannabis

El tribunal supremo, por medio de su condena a EBERS, afianza su postura más conservadora y sigue sin resolver la inseguridad jurídica de los CSCs

El Tribunal Supremo se ha pronunciado. La sentencia emitida sobre el colectivo cannábico bilbaíno EBERS afina el posicionamiento de este Tribunal sobre la viabilidad legal del denominado consumo compartido, y por ende, de los Clubes Sociales de Cannabis. El TS, quien no juzgaba un caso de estas características desde hace casi 20 años, lo ha vuelto hacer para emitir una sentencia que afianza la visión más restrictiva del consumo compartido pero que sigue dejando en la indefinición y la ambigüedad los límites concretos de estas actividades. Asimismo sigue dejando sin resolver el problema de inseguridad jurídica en el que nos encontramos millones de personas consumidoras y asociadas de CSCs.

A nivel meramente jurídico, una de las conclusiones más inmediatas que se pueden extraer, a la espera de un análisis más en profundidad, es que esta sentencia no crea doctrina, no hay un acuerdo de sala para fijar unos criterios adaptados a la realidad social de estas entidades y en consecuencia cada nuevo caso deberá ser estudiado independientemente.
Desde la comisión jurídica de nuestra plataforma, todos los abogados, juristas y académicos que participan de la misma, ya están trabajando en el análisis y respuesta pormenorizada a la sentencia. Regulación Responsable apoyará y participará del recurso al Tribunal Constitucional y al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo del colectivo EBERS.

Ante esta bofetada judicial, sólo entendible en el contexto de la actual regulación sobre el cannabis, la cual se ha demostrado ineficaz ante la pretendida defensa de la salud pública, el único camino que nos queda para cambiar este escenario es la acción legislativa. Frente a este ataque frontal, desde RR estamos decididos a seguir nuestra estrategia de regular el consumo de cannabis. Regular los clubes no solucionarán todos los problemas asociados a este fenómeno, por eso el cambio legislativo se tiene que transformar en una propuesta que regule el consumo individual, el autocultivo para consumo personal, el consumo compartido asociativo y el acceso a cannabis medicinal. El relato al que hemos asistido durante todos estos años ha sido el de legalización frente a prohibición. Hoy proponemos una reforma de la regulación actual a una regulación responsable basada en los principios de la inteligencia social.

Nuestras esperanzas están puestas en la nueva legislatura que comenzará tras las elecciones del 20 de diciembre, en la cual debemos conseguir introducir el debate en Madrid, y crear una ponencia específica sobre cannabis en el seno del Parlamento español, que sirva como primera cuña para promover un cambio legislativo. Los miembros de la plataforma comenzarán a reunirse, ya desde la semana próxima, con diferentes organizaciones y partidos políticos, con el objetivo de hacerles ver la necesidad de un cambio de enfoque en sus políticas. Un nuevo enfoque que respete los derechos de millones de personas consumidoras que hay en nuestro país.

El daño ya está hecho. Las consecuencias inmediatas de esta sentencia, y de algunas otras que parece la seguirán en breve, no tardarán en aparecer. El hecho de que, a partir de ahora se consideren ilegales las actividades de los Clubes harán sin duda que muchos den un paso a un lado. Así las cosas, ahora más que nunca, debemos apelar a la responsabilidad colectiva. No podemos seguir durante otros 10 años con falta de claridad, con falta de límites claros, con vacíos legales y juegos de trileros. Es hora de hacer planteamientos serios y coherentes, escuchar a expertos, usuarios, usuarias y trabajar por leyes concretas que tengan una base científica y responsable. Ahora es el momento de centrar todos los esfuerzos del sector en conseguir, de una vez por todas, un cambio legislativo coherente y responsable.

carne cruda

CARNE CRUDA 43 – Regulación + clubes cannabicos

Hemos hablado de REGULACIÓN con Bernardo Soriano, abogado penalista, Carola Pérez, asesora sobre el consumo a otros usuarios terapéuticos desde la asociación Dos Emociones y el Gabinete Terapéutico de MadFAC, Virginia Montañer periodista, investigadora, activista y colaboradora habitual de la revista Cañamo. Durante más de una década ha trabajado en el ámbito de la política nacional e internacional de drogas en distintas fundaciones e instituciones. Todos forman parte de la Asociación Regulación Responsable (@RRCEs)

Tratamos en el programa el tema de los CLUBES DE FUMADORES DE CANNABIS con: Albert Mayoll, portavoz de la Federación de Asociaciones Canábicas Autorreguladas de Cataluña, Iker Vall, presidente de EusFac, Federación vasca del cannabis y Ramón Morcillo, secretario de la asociación navarra RCN-NOK que nos darán una completa visión de estas nuevas estructuras.

Info: http://www.carnecruda.es/2015/03/24/todo-sobre-la-regulacion-y-los-clubes-cannabicos/